En el corazón de la ciudad usted podrá encontrar una silenciosa fortaleza de color gris. En realidad se trata del edificio del Banco Estatal, una muestra ideal del estilo neo-ruso. Surgiendo inesperadamente ante los ojos del turista en mitad de la calle Bolshaya Pokrovskaya, causa una impresión muy fuerte.