Nos encontramos ante la fortaleza medieval rusa perfecta: caracterizada por sus 13 torres, sus 2 kilómetros de muros, un desnivel de altura de 80 metros y las innumerables esperanzas rotas de todo aquel que ha querido tomarla al asalto. Podrá pasear junto a los muros de la fortaleza y también dentro del Kremlin - donde se ubican el Centro de Arte Contemporáneo “Arsenal”, el Museo de Arte y la Filarmónica - o simplemente disfrutar del confort y la tranquilidad que reinan aquí durante siglos.